Ser Maestro de Ceremonias

Hoy quiero y necesito contaros que me siento orgulloso de haber decidido, hace ya muchos años, dedicarme a la noble profesión de comunicar emociones.

Detrás de cada boda hay una historia que pertenece a dos personas, que a veces han recorrido un camino arduo para llegar hasta el "altar", sorteando dificultades de todo tipo.

Puede que falten seres queridos que en esos momentos nos encantaría que estuviesen celebrando la fiesta como uno más.

A veces se llega al matrimonio después de vivir retos o logros que han costado su esfuerzo.

Nana y David son un ejemplo de coraje y vitalidad ante las adversidades, para mi y muchas otras personas, un ejemplo de generosidad y amor sincero.